El trauma (A) es poco probable en este caso, ya que hay muchas articulaciones comprometidas y los síntomas constitucionales indican un proceso sistémico, el cual no es resultado de un trauma.

La inflamación inducida por cristales (B) es también poco probable debido a la edad del paciente y sexo, el  gran número  de articulaciones comprometidas, su fatiga, perdida de peso, los cuales usualmente no se encuentran en la gota o seudo gota. Sin embargo puede haber artritis simétrica en una minoría, cerca del 10% de pacientes con gota crónica de largo tiempo. La seudo gota es más común en ancianos pero puede ocurrir en personas jóvenes secundario a enfermedad metabólica tal como hemocromatosis o hiperparatiroidismo primario. Si se sospecha una artropatía inducida por cristales, puede efectivamente descartarse con microscopia de luz polarizada del líquido sinovial.

La infección ( C) puede causar poliartritis y síntomas constitucionales. La artritis viral puede ser poliarticular con síntomas sistémicos severos aunque muchos síndromes virales remiten espontáneamente en 6-8 semanas, y el virus específico es raramente identificado. Sin embargo el parvovirus B19 puede algunas veces causar poliartritis crónica y puede ser una posibilidad en este caso. La hepatitis B, rubéola y la enfermedad del suero puede presentarse con poliartritis inflamatoria, pero es poco probable que dure más de 6 meses. La artritis de Lyme caracterizada por artritis asimétrica, intermitente, mientras que esta paciente tiene poliarticular, simétrica y persistente. Aunque la artritis séptica algunas veces es poliarticular (sobre el 20% de los casos) rara ves compromete tantas articulaciones.

Con este paciente la presentación de inflamación mediada por inmunologia (D) es el proceso patológico más probable. Muchas enfermedades autoinmunes pueden presentarse con poliartritis y síntomas constitucionales. Dado que puede ser difícil diferenciar en el curso precoz de la enfermedad, pruebas diagnosticas adicionales pueden ser necesarias.